MensTennisForums.com - View Single Post - CoPa DaViS!

Thread: CoPa DaViS!
View Single Post

Old 12-04-2006, 12:13 AM   #213
country flag Fergie
Miss Fabray
 
Fergie's Avatar
 
Join Date: Aug 2004
Location: Federerland
Posts: 55,507
Fergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond reputeFergie has a reputation beyond repute
Default Re: CoPa DaViS!

El sueño terminó

Argentina perdió 3-2 con Rusia en la final y sigue sin ganar la Copa Davis


BUENOS AIRES -- El sueño llegó a su fin. Tan doloroso y previsible, como dramático e inolvidable. Así de simple y rotundo. Si bien la ilusión se mantuvo hasta último momento, la derrota de Argentina en Rusia fue lógica y tuvo el sello de esos duelos memorables, que dejan una huella. Se estuvo tan cerca y tan lejos, al mismo tiempo. Y la Copa Davis, esa mítica y centenaria Ensaladera de Plata, sigue siendo esquiva.

La posibilidad de levantar por primera vez ese trofeo tan preciado deberá esperar, con toda la tristeza que eso significa para millones y millones de fanáticos del tenis argentino. Y también latinoamericano, ya que nunca un país de la región pudo coronarse en el principal torneo mundial por equipos. Fue el cuarto intento fallido, tras las caídas de México en la final de 1962, de Chile en 1976 y de Argentina en 1981.

Por eso el lamento, porque se estuvo a un paso, a dos sets de la gloria máxima en el definitorio quinto punto, en Moscú y sobre carpeta sintética. No pudo José Acasuso ante el ídolo local Marat Safin, cayendo en cuatro parciales y reflejando en su rostro desdibujado por las lágrimas toda la desazón que le provocó la derrota. Igual, cuando empiecen a transcurrir las horas y los días, se comprobará que fue por demás digna.

Eso, el hecho de pagar a un alto costa la caída, de haber tenido un conjunto que dio pelea hasta el mismísimo final, vale oro, es lo que queda, al fin de cuentas. Claro que más de uno podrá decir que la tan ansiada Copa Davis se quedó en Rusia, como en el 2002, y, lejos de cualquier conformismo, estuvo bien. Sí, porque el conjunto europeo fue superior, por poco, pero marcó la diferencia que figuraba a priori en los papeles.

Desde este espacio se dijo que, si había un favorito en esta definición tan dura, ése era el cuarteto ruso. No le sobró nada, pero ratificó que su mayor experiencia y la virtud mayúscula de disponer de más variantes gracias a una formación más compacta y equilibrada podían marcar una brecha. Y eso pasó, pese al dolor de tantos argentinos, como esos más de 500 que alentaron sin parar los tres días en el escenario mismo.

Muchas cosas, esperadas y no tanto, fueron dándose paso a paso en una serie que será recordada por años y años, a no ser que en poco tiempo, como es muy probable, Argentina logre terminar con este sueño por ahora trunco y se anote en la lista de los campeones "coperos". Por eso, qué mejor que repasar y analizar lo que dejó un fin de semana no apto para cardíacos.

EL PUNTO QUE VALIÓ DOBLE

No por casualidad, Alberto Mancini, el capitán argentino, y Agustín Calleri, el compañero de David Nalbandian, habían dicho que el partido de dobles sería clave. Y vaya si lo fue. Que Acasuso perdió con Safin a última hora en cuatro parciales y el dobles cayó en tres es cierto, pero en la previa el encuentro por parejas parecía más inclinado en favor del perdedor. Y podía tener un costo aún mayor en lo anímico.

Es cierto que Nalbandian, quien le dio cátedra a Safin el primer día, igualando la eliminatoria luego de la derrota de Juan Ignacio Chela ante Nikolay Davydenko, se recuperó sin problemas en todo sentido y pudo con Davydenko en el comienzo de la última jornada. También es innegable que jugó casi al nivel espectacular que había tenido en la apertura, pero el que se agrandó fue Safin, finalmente el héroe local.

Ya habíamos dicho que era el tanque ruso, el único de los ocho jugadores (entre ambos equipos) en haber sido Nº 1 del mundo y dueño de títulos de Grand Slam (obtuvo dos), el hombre a vencer, la carta ganadora de los dueños de casa. Había decepcionado, en cierta manera, en el debut pero con el plus de que Nalbandian había hecho casi todo perfectamente, hasta sacando y pegando la derecha como si fueran su exquisito revés.

Así, con una igualdad alentadora para los argentinos y hasta peligrosa para los locales, se llegó a ese tercer punto que suele ser fundamental en la Copa Davis. Estático y errático, en un día de aquellos, Nalbandian falló mucho y entonces Calleri, su aliado, que lo acompaña muy bien pero no cuenta con ascendencia suficiente, no pudo sostenerlo. En un rato, vieron cómo se les escapó un partido increíble.

Y allí Rusia sacó ventaja. Porque Dmitry Tursunov sacó bárbaro y fue un socio estupendo para Safin, quien ingresó en lugar de Mikhail Youzhny (inactivo los dos meses recientes por una lesión). Así, Safin, incrédulo por la victoria y aún más por la vía en que la consiguieron, volvió a sentirse fuerte y recargó la energía pensando en un posible quinto punto, que le cayó como anillo al dedo.

La pálida imagen de Chela en el debut, en especial desde el aspecto psicológico, como ya lo demostró en otras oportunidades, lo marginó del último choque. Es cierto que Acasuso y Calleri se quedaron con la espina de jugar en el arranque, pero fue una táctica de Mancini para preservar fuerzas. Es más: Chela estaba 5-0 contra Davydenko y Calleri figura 0-4. Por eso Acasuso apareció en el final, para intentar la hazaña.

Pero no pudo ser. Es cierto que para muchos estuvo a la altura de la circunstancia, que mostró pasajes de agresividad y hasta definió pareciéndose un experto en la red, pero le faltó esa dosis de regularidad y ofensiva ante un adversario de los kilates de Safin. Por eso, el dobles fue letal para las aspiraciones argentinas, en un partido en el que los saques de los locales hicieron la diferencia, en especial sobre el de Nalbandian.

Sin dudas, fue determinante la renovada imagen de David, el Nº 8 del ránking, en el cuarto duelo, aplastando a Davydenko (3º), costándole cuando cedió un poquito la iniciativa y retomando luego para ponerle el moño a otro partidazo. Claro que lo suyo fue magnífico, porque volvió a llevar la batuta argentina, siendo el encargado de aportar los dos puntos. Pero el temor por lo que podía ocurrir más tarde, se confirmó.

FALTA AYUDA DE VISITANTE

Como también se había afirmado desde este espacio, hace ya más de un año, en ocasión de otras visitas de Argentina de alto vuelo y mucho riesgo, lejos de la lenta arcilla, Nalbandian necesita un aliado de más peso. Que no suene mal, pero la realidad es evidente, como se vio otra vez más en situaciones similares. Es que Acasuso es durísimo para cualquiera en canchas lentas, pero no en las más veloces.

A Chela le falta más punch a la hora de jugar la Davis y es Calleri una posible alternativa. Sin intentar hablar "con el diario del lunes", como se dice en la jerga periodística, es decir, con el resultado puesto, quien escribe estas líneas hubiera optado por Calleri en el último duelo. Es cierto que suele ser más inestable que Acasuso, pero ya demostró que tiene tiros más contundentes y mayor rapidez sobre sintético.

Nunca sabremos qué hubiera pasado si él jugaba frente a Safin. El ruso estaba 1-2 ante ambos argentinos, con la salvedad de que Acasuso lo había derrotado en ambos casos en polvo de ladrillo, mientras que Calleri le había ganado el único encuentro sobre canchas rápidas y bajo techo, como en esta final en Moscú. Igual, hay que tener en cuenta que la Davis provoca otro cosquilleo y ni qué hablar el partido crucial.

Indudablemente, queda sobre la mesa que, si Nalbandian no aporta sus dos singles y gana el dobles, falta otra pata para sostener una victoria lejos de casa y frente a una potencia mundial. La excepción fue este año, en cuartos de final, cuando Argentina eliminó en Croacia al campeón defensor, pero allí fue Chela el que dio el último punto, con muchísimo sufrimiento y contra un rival sin jerarquía internacional.

Hace un año y medio, cuando se concretó en Australia el triunfo más importante de la historia argentina en la Davis en calidad de visitante, Nalbandian se perdió justo al mejor aliado para actuar en césped o bien en carpeta sintética: Guillermo Cañas. Una polémica sanción por doping lo marginó 15 meses del circuito, regresó hace dos y esta vez colaboró en las prácticas en Rusia pero le faltó más roce reciente para ser de la partida.

Por propuesta, calidad y ese corazón incansable, Cañas debería ser el segundo singlista. Ahora tiene tiempo para volver a ser el que fue y sumarse a la próxima ilusión. Que se renovará en el 2007, con un cuadro que alimenta una nueva esperanza. Y da toda la impresión de que no pasarán otros 25 años para que Argentina vuelva a estar en la gran final, porque hay materia prima para volver a dar pelea en cualquier momento.

Así, con pena y sin gloria, pero con la frente muy alta, se demostró en Rusia que se puede seguir soñando despierto. Resulta indiscutible que hacen falta jugar más series en casa y sobre arcilla, o bien que Cañas o algún otro levanten la puntería y permitan mejores opciones afuera. Argentina es el equipo más regular de los últimos cinco años. Claro que resta el paso final. Eso, "solamente" eso. Pero vale la pena confiar, pese a esta gran desilusión.
__________________
The King Roger Federer



Pain is only temporary but victory is forever
Fergie is offline View My Blog!   Reply With Quote